Consultas de tarot-horoscopo-uniones de parejas-carta de la suerte-magia egipcia-reiki-abre caminos-velomancia-exu y pomba gira-trabajos a distancia

Magia Negra

La magia es la hechicería que se concentra en lo maléfico. Con la intención de causar daños físicos o no físicos, practicándola de forma consciente o inconsciente.

En Oriente existe una ley llamada Karma, misma que los cabalistas nombran Tikum: “haga el mal y recibirá el mal”. Inclusive si se hizo de una manera malintencionada. Pero, hay una manera de no caer al precipicio del creyente de la magia negra, todos los que trabajan con la misma reciben dos veces lo que enviaron.
En la religión Wicca, se piensa que todo lo que hace uno regresa a nosotros triplicado, de tal forma las personas que hacen magia negra deben pagar por el daño.

Al contrario de la magia Wicca, magia negra es aquella que manipula directamente la libertad de un individuo. Por eso, algunos dicen que todos los hechizos o rituales para "enamorar" están considerados como "magia negra", ya que manipulan directamente los sentimientos del afectado.


Mediante la magia negra, por ejemplo, el ataque puede ser dirigido al hígado. La manipulación es producida a un nivel energético astral y luego en el físico, logrando así el mal que se ha deseado.Cuando uno está enfermo, es difícil saber la causa del mal. Cuando uno empieza a sospechar que es víctima de la magia negra, es necesario recurrir en busca de ayuda.

La víctima recibe la energía maligna como si ella fuera una enorme antena receptora, sufriendo daños en la zona manipulada y empezando a tener muchísimos problemas.


La magia negra no siempre hace el mal como piensa la mayoría, sino que en muchas ocasiones sólo se utiliza para el bien. Por ejemplo, existe la magia negra para el amor. En este caso, la magia negra no perjudica. Incluso algunos utilizan la magia negra para obtener bienes económicos ilícitamente.

Por último, si sospechas que eres víctima de magia negra, puede reconocerla si ocurre lo siguiente:

Pierdes dinero o tu trabajo sin sentido aparente; tienes problemas en el hogar; tus relaciones son inestables; hay problemas de salud; tus amigos y familiares se alejan; eres agredido sin razón aparente; empiezas a tener obsesiones; sufres de dolores en la espalda, cabeza, cervicales, huesos; tienes pesadillas; tus manos y piernas se adormecen.


Entre las variadas formas de “magia dañina” que se practicó a lo largo de la Antigüedad clásica, una de ellas destaca de forma especial, por estar asociada a cierto tipo de hallazgos arqueológicos. Son las llamadas tabellae defixionum o “tablillas de maldición”, piezas consistentes en finas láminas –generalmente de plomo–, sobre las que se escribía el nombre de la víctima, a menudo acompañándolo de símbolos y fórmulas mágicas.

Hasta la fecha, los arqueólogos han descubierto más de 1.600 de estas tabellae defixionum, repartidas por todas las provincias romanas y distintos puntos del mediterráneo, y datadas en un periodo cronológico que abarca desde el 500 a.C. hasta finales de la Antigüedad. Normalmente, estas tablillas, una vez debidamente preparadas con las inscripciones correspondientes, eran enrolladas, atravesadas por clavos o uñas y enterradas en el interior o las proximidades de una tumba, el lugar de una ejecución o un campo de batalla.
Se escogía estos escenarios pues se suponía que los espíritus de los muertos las “activaban” poniendo en marcha las maldiciones contra las víctimas. La finalidad de estos curiosos hechizos podía ser muy variada: en ocasiones se realizaban para perjudicar a un rival en una competición deportiva, otras buscaban “confundir” el discurso o la mente de un adversario durante un litigio jurídico o conseguir atraer a la persona amada. En algunos casos, por el contrario, podían buscar una meta positiva, como por ejemplo ayudar al espíritu de una persona fallecida de forma violenta.

Magia Negra en La Argentina Magia Negra en La Argentina