Consultas de tarot-horoscopo-uniones de parejas-carta de la suerte-magia egipcia-reiki-abre caminos-velomancia-exu y pomba gira-trabajos a distancia

Magia Egipcia

Egipto es, según reclama su propia tradición más verdadera, heredera del conocimiento atlante-hiperbóreo. Entre los misterios más fascinantes de la enigmática civilización egipcia destaca la cualificación de sus magos. Estos eran auténticos especialistas al servicio del estado y su prestigio se mantuvo durante milenios.

Los magos egipcios eran escogidos desde el nacimiento e incluso antes. Los oráculos y la videncia mediante trances inducidos ocupaban un lugar central en la iniciación. Tal y como ocurre hoy aún entre los lamas tibetanos, los sacerdotes egipcios reconocían en el niño signos que lo identificaban como la última encarnación de un mago fallecido u otra alma superior.

Estos pequeños eran apartados de sus familias y llevados a la Casa de la Vida de algún templo, donde empezaban a recibir una educación especial. Tras años de instrucción y una vez superadas las correspondientes pruebas iniciáticas, el nuevo mago accedía a los secretos del más allá y, mediante su voluntad, su mente y su voz, estaba en condiciones de controlar la materia y la energía. El mago debe alcanzar el dominio de heka –técnica y fuerza sobrenatural de la magia–, que le equipara con los mismos dioses. El verdadero mago posee el conocimiento de lo visible y de lo oculto, así como un poder superior sobre la naturaleza.

Aquel que alcanza la suprema excelencia se convierte en aju, término que designa uno de los catorce ka (espíritu inmortal) del dios supremo Ra y, por extensión a un ser dotado de luz propia. Este estado de espíritu luminoso es algo que los mortales pueden conseguir después de la muerte, tras superar todas las pruebas iniciáticas que les permiten traspasar las puertas del más allá, incluyendo el juicio de Maat (justicia y verdad).

En el marco exclusivamente mágico, podemos decir, que existió una tradición Solar importante en Egipto cuya sagrada ciudad era Heliópolis. Las creencias de este sacerdocio están recogidas fundamentalmente en los "Textos de la pirámides" y en el "Libro de los muertos" y realmente son las que han influido dentro del campo de lo oculto y en toda la tradición Rosacruz. Dentro de esta tradición tenemos a los dioses Isis, Osiris, Set y Neftis, Horus, Anubis, Ra etc.

Otras tradiciones importantes, son la de Menfis con el dios Ptat a la cabeza como gran arquitecto, de donde proviene la tradición Masónica. Y finalmente, la Ogdoádica, en la ciudad de Hermeópolis, con Thot como dios principal, de ella descendería el gnosticismo griego.

¿Qué es “heka”?

La palabra “heka” encierra varios significados. Vamos a traducirla como “magia religiosa” y a entenderla como una fuerza de origen divino, emanación del dios Ra. Se trata también de una forma especializada y ritualizada de oración, y si escribimos Heka con mayúscula nos estaremos refiriendo al dios que personifica este poder divino.


¿Para qué sirve el heka?

Los antiguos dicen que el heka es un regalo divino, porque en un principio fue Netjer (Dios) quien dio la magia a los seres humanos para que la utilicen en la prevención de dificultades, o para la protección de todo tipo. En un texto antiguo leemos de la boca del Creador: “Yo cedí el heka a la humanidad en ma’at para que puedan protegerse a sí mismos contra lo que pueda suceder.”


¿Cómo funciona?

Heka literalmente quiere decir “hablando con autoridad”. El trabajo mágico se basa en una combinación de palabras habladas y acciones. Las palabras son sagradas. Como todas las cosas que hacemos afectan a la Creación, y tiene un impacto tangible allí. Cualquier persona a la que alguna vez le hayan roto el corazón a través de palabras, sabe que el discurso puede algunas veces doler más que un golpe; del mismo modo, las palabras también pueden hacernos fuertes y empujarnos a ser mejores de lo que somos.


En su forma más simple, heka puede ser una oración para lograr un efecto particular en el mundo invisible o en la vida de uno mismo. Las oraciones pueden complementarse con objetos para fortalecer el efecto del heka. La “magia comprensiva” es una práctica común en muchas religiones africanas tradicionalistas como la kemética (no hay que olvidar que la egipcia fue una civilización africana) y otras indígenas alrededor del mundo, y se refiere a escribir el heka sobre objetos que sirven de vehículo al heka (por ejemplo, escribir un heka sanador sobre la comida que luego ingiere el paciente). Una forma común de heka utilizado tanto ayer como hoy, es encerrarlo en objetos naturales o artificiales para ser usados como amuletos y talismanes.


¿Quiénes pueden practicar heka?

Todos practicamos heka en mayor o menor grado, porque todas las oraciones, bendiciones o palabras pronunciadas con un fin específico se consideran heka. Cualquier persona puede practicar la magia egipcia a escala ínfima y acudir al poder de las palabras para solucionar pequeños problemas cotidianos. Los sabios egipcios consideran el discurso como una herramienta para la superación personal. El discurso, el vocabulario y la forma de hablar dejan en evidencia el nivel de conciencia y evolución que el orador ha alcanzado. El egipcio culto cuidaba la forma en que se expresaba, creando discursos útiles y provechosos para la comunidad. Los ignorantes en cambio se reconocían fácilmente por sus discursos vacíos, destructivos y hasta agresivos. Los textos sapienciales conocidos como “sebayt”, ponen énfasis en este tema y en la importancia de la “palabra dicha” y el “discurso productivo”, y advierten de los efectos devastadores de los “discursos torcidos” y de quienes los detentan.


Estas advertencias están dirigidas a los magos, los “hekau” o “hekay”, toda la “gente que practica heka”, porque ellos modifican la realidad según sus deseos. En la antigüedad practicar heka era un ejercicio que requería de mucha preparación. Practicar un ritual heka requiere responsabilidad, no se debe olvidar que estos rituales impactan en la Creación y en quienes los realizan. Que el impacto sea positivo o negativo depende del mago. La magia egipcia no discrimina, no existen rituales de magia negra o blanca, estos “colores” están en el corazón-conciencia del mago tiñendo sus deseos y, por lo tanto, toda su magia heka.

Magia Egipcia en La Argentina Magia Egipcia en La Argentina